¿Sabes cuáles son los medicamentos más consumidos en México?

Abril 9

El dilema de muchos profesionales con sus pacientes, a la hora de prescribir una receta es cuando estos le preguntan: “¿puedo comprar un genérico o debe ser de patente?” “¿es mejor uno o el otro?”. En definitiva, es importante plantear que ambos tipos de medicamentos sirven o cumplen una función, sin embargo los medicamentos de patente cuestan más por su investigación y desarrollo, lo que le brinda 20 años de derecho sobre las mismas; en tanto un medicamento genérico debe trabajar constantemente para mantenerse en el mercado y además competir con otros fraudulentos o alterados.

Lo primero que se piensa es que los genéricos son más baratos que los de patente, pero es importante conocer dos aspectos para confirmar esta popular teoría:

  • El fármaco, la sustancia farmacológicamente activa que reacciona en el organismo.


  • Los excipientes, sustancias inactivas que facilitan y mejora la conservación, preparación y administración de los medicamentos. Es en este segundo que radica la verdadera diferencia de un genérico sobre uno de patente.


Otra de las diferencias es el costo de la producción de los medicamentos de patente, así como su trabajo de investigación que va desde su desarrollo hasta los estudios preclínicos y clínicos que garanticen la eficacia y seguridad del mismo. En cambio los medicamentos genéricos solo cuentan con una prueba de bioequivalencia.


Una diferencia más es el gasto invertido en el branding y en la publicidad de boca en boca, es decir, las recomendaciones con médicos y acuerdos entre las farmacéuticas.

En conclusión, consumir uno u otro tipo de medicamento dependerá de muchos factores, pero el principal siempre será económico. Lo ideal es comprar en las farmacias legales o las públicas certificadas para evitar un producto falsificado

Anterior

Siguiente