Cuidados básicos para material quirúrgico

Mayo 28

La compra de material para uso químico implica una importante inversión para hospitales e instituciones médicas que diariamente requieren de estas herramientas para llevar a cabo distintas intervenciones quirúrgicas.

En primer lugar, el personal que trabaja con estos instrumentos debe contar con un amplio conocimiento y una previa capacitación para su implementación en operaciones y mantenimiento. Un uso forzado o ajeno a su función original, puede causar la ruptura o estructura del mismo, afectando así los procedimientos quirúrgicos y en consecuencia elevar el costo por reparación o reposición.

Cuando se adquiere nuevo material quirúrgico, es importante limpiar, lubricar y pasar de forma inmediata al autoclave, para una óptima esterilización. Para un mejor mantenimiento y cuidado de los instrumentos, te aconsejamos seguir estos sencillos pasos:

  • Lava y deja remojar el instrumental sucio inmediatamente después de su uso
  • Limpia cuidadosamente el instrumento e introdúcelo al autoclave en posición abierta para eliminar cualquier suciedad
  • Evita apilar o enredar el instrumental y mantenga el material debidamente lubricado
Sigue siempre las instrucciones del fabricante del equipo

Dentro de los pasos generales de limpieza, el personal encargado puede llevar a cabo este proceso mediante tres tipos de acciones:

  • Acción mecánica manual
Esta acción implica frotar, cepillar o lavar con agua a presión y utilizar barreras de protección como mandil impermeable, lentes, guantes y mascarilla, para evitar el contacto con la suciedad y accidentes con materiales punzocortantes. Para este proceso, es importante contar con un cepillo de nylon, que no genera microfisuras ni marcas en los instrumentos.

  • Acción química
En este proceso, el encargado de la limpieza del material quirúrgico utiliza detergentes que inhiben y disminuyen la biocarga y partículas de polvo. Además, el uso de estos químicos con agua tibia mejoran las propiedades de disolución del detergente y las enzimas, facilitando su enjuague y no dejar residuos.

  • Acción térmica
La limpieza de instrumentos se realiza con el uso del calor, en agua caliente a 45ºC para el lavado manual o en distintas lavadoras. El agua con una temperatura mayor a la antes mencionada coagula la albúmina y dificulta el lavado.

En ALFEJ nos preocupamos por brindarte los mejores insumos médicos y cuidar tu inversión a través de consejos que garanticen la vida útil de nuestros productos. Conoce más sobre nuestros productos en nuestra web y solicita más información.

Anterior

Siguiente