¿Qué son las cefalosporinas y cómo deben almacenarse?

Agosto 27

Las cefalosporinas son antibióticos que funcionan de manera similar a la penicilina y son creados a partir de tres compuestos principales llamados Cefalosporina C, N y P que se obtienen del hongo Acremonium. 

Desde que comenzaron a comercializarse en el año 1962 han ido adquiriendo una gran importancia en el tratamiento de infecciones bacterianas, esto se debe gracias a su baja toxicidad, amplio espectro antibacteriano, actividad bactericida y actividad frente a betalactamasas. Además de clasificarse en generaciones según su espectro acción y son:

  • 1ra generación: son las más activas contra la mayoría de los cocos grampositivos  aerobios y fueron aprobadas para su uso clínico en 1973.
  • 2da generación: esta generación tiene menos efectos frente a los estafilococos spp, pero son más activos contra algunos gramnegativos y comenzaron a ser utilizadas desde 1979.
  • 3ra generación: tan sólo un año después (1980) de la segunda generación se aprobó esta para su práctica médica, siendo su principal atributo su alta efectividad contra gérmenes gramnegativos.
  • 4ta generación: estas son las más recientes ya que fueron aprobadas en 1992 y tienen un gran espectro de acción contra grampositivos y gramnegativos.

Debido a la amplia variedad de cefalosporinas y su amplio espectro de acción contra bacterias, este tipo de antibióticos son una de las principales opciones para tratar diferentes situaciones clínicas o padecimientos, entre los que se encuentran:

  • Meningoencefalitis
  • Endocarditis infecciosa
  • Neumonía aguda comunitaria
  • Bronquiectasias infectadas o fibrosis quística, donde la pseudomonas aeruginosa puede ser la causa de la infección
  • Infecciones respiratorias altas donde el tratamiento con penicilina a fallado o existen recurrencias de faringitis estreptocócicas, sinusitis, otitis media aguda, bronquitis aguda bacteriana o exacerbación de bronquitis crónica
  • Infección urinaria por gérmenes sensibles, especialmente prescritas a embarazadas, ya que no pueden recibir quinolonas y aminoglucósidos ya que son tóxicos para el feto
  • Infecciones abdomino-pélvicas
  • Enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea
  • Infecciones de piel y partes blandas
  • Profilaxis quirúrgica

Como cualquier medicamento, las cefalosporinas necesitan almacenarse de manera correcta, para evitar que el efecto que tienen se alteren las características de a causa del lugar donde se encuentran guardadas. Estas son algunas de las medidas que se deben considerar: 

  • Debe ser un lugar seco a una temperatura ambiente menor a los 30ºC
  • Evitar que estén expuestos directamente a la luz del sol
  • Cuida que el lugar siempre se encuentre limpio y libre de plagas como insectos o roedores
  • Los medicamentos deben de estar en estantes, separados unos de otros y de la pared para asegurar la ventilación correcta de estos

Esperamos que con este artículo te haya aclarado algunas dudas sobre qué son las cefalosporinas y como es que se almacenan para conservarlos en buen estado y que cumplan la función para la que fueron prescritos. De igual manera te queremos recordar que en Alfej contamos con un amplio inventario de medicamentos, entre los que se encuentran las cefalosporinas. Te invitamos a dar clic aquí para conocer todo nuestro catálogo de medicamentos de la mejor calidad para que le brindes a tus pacientes la atención y el servicio que se merecen de manera oportuna.

Anterior

Siguiente