¿Qué es el Síndrome de Ménière y cómo tratarlo?

Septiembre 24

La enfermedad de Menière se da a causa de un trastorno en el oído interno. Esta afección puede llegar a causar mareos fuertes, pérdida de la audición temporal o sensación de presión en el oído. Generalmente se presenta sólo en un oído y es causa de común de sordera.

El Síndrome de Ménière suele aparecer entre los 20 y los 50 años de edad, y aunque se considera crónica, existen diversos tratamientos que permiten aliviar los síntomas y reducir  el impacto que puede tener en los pacientes.

Entre los síntomas más comunes que se pueden llegar a encontrar entre los pacientes, se encuentran:


  • Vértigo: esta es una sensación donde todo comienza a moverse y se detiene de manera espontánea. Los episodios de vértigo pueden llegar a durar desde 20 minutos hasta varias horas y en casos graves puede provocar náuseas y vómito.

  • Pérdida de audición: aunque en un inicio esta pérdida auditiva es temporal, conforme pasa el tiempo se va agravando, hasta causar la pérdida de audición permanente en algunos casos.

  • Sensación de inflamación: esta sensación generalmente se presenta como presión en los oídos o un costado de la cabeza.

  • Zumbido de oídos: también conocido como tinnitus es una sensación de zumbido o siseo en los oídos.

Estos son algunos síntomas de la enfermedad, que además, pueden causar complicaciones en la vida diaria de las personas, como el vértigo que aumenta considerablemente las probabilidades de que se pueda sufrir una caída o tener accidentes al conducir.

Y aunque hasta ahora no se conocen las causas de esta enfermedad, existe una teoría (sin comprobar) donde se cree que es consecuencia de una cantidad anormal de endolinfa, un líquido en el oído interno. Algunas cosas que afectan la cantidad del líquido, son:


  • Alergias

  • Infecciones virales

  • Respuestas inmunológicas anormales

  • Migrañas

  • Predisposición  genética

  • Traumatismo craneal

  • Descarga incorrecta del líquido

Estos son algunos factores que combinados, pueden contribuir al desarrollo del Síndrome de Ménière.

Una vez que el paciente es diagnosticado con el Síndrome de Ménière, existen dos formas de tratarlo, la primera es la farmacológica, donde se utiliza la betahistina, que es un análogo de la histamina, y ayuda a disminuir la frecuencia, la intensidad y la duración de los síntomas del vértigo. Este es un tratamiento que se prescribe durante 3 meses, que se consideran suficientes, si el paciente continúa sufriendo de los síntomas de forma aguda entonces se podría llevar el segundo tratamiento, el quirúrgico.

En el tratamiento quirúrgico, se realiza una neurectomía selectiva del nervio vestibular y la descompresión del saco endolinfático. Esta operación debe realizarse en pacientes que aún cuentan con audición útil, sin importar que sea con audífono. La otra cirugía se debe llevar a cabo en pacientes que han perdido la audición, en esta se realiza una laberintectomía y secciones del nervio vestibular translaberínticas.


De igual manera, queremos recordarte que la betahistina es uno de los medicamentos especializados que se encuentran disponibles en nuestro catálogo, listo para su distribución y suministro a instituciones del sector salud.

Anterior

Siguiente